«

Ene 08

La Motivación: ¿la poción mágica de la sanidad?

15878946_1161874567267513_1455850697_n
Sin duda, no podía empezar este post sin desearos un feliz 2017. Un año cargado de nuevas ilusiones y metas. Es por ello que me gustaría hablar de la motivación en la sanidad. Una palabra  poco exprimida en nuestro sistema sanitario pero muy verbalizada entre nosotros.

La real academia, define motivar como “Dar causa o motivo para algo”. La motivación rodea nuestras vidas y es la causante de mucho de nuestros errores pero a su vez, también recompensas. El comportamiento humano generalmente obedece a la motivación. Un estímulo que crea una necesidad, deseo, tensión… generando una conducta en nuestro comportamiento. Yo creo que la motivación es magia, es lo que algunas personas denominamos “mariposas en el estómago”, es también la sonrisa de felicidad que sale espontánea y que nadie puede librarse de ella. La motivación está vinculada a la felicidad.

Cuando hablamos de sanidad, en mi caso, de la enfermería, recuerdo perfectamente cuáles fueron mis razones para estudiar esta profesión, parece que fue ayer cuando me llamaron de Soria para decirme que estaba admitido. Mis ilusiones y motivaciones eran…

  • Cuidar
  • Acompañar
  • Ayudar
  • Enseñar
  • Aprender
  • Comprensión…y un largo etc.

captura-de-pantalla-2017-01-07-a-las-2-11-09

Ahora, en el 2017 sigo luchando por mis ilusiones y metas, que en definitiva, son mi propia motivación para seguir adelante. Por el momento puedo decir que me siento a “salvo”, después de 8 años de vida laboral como enfermero, sigo motivado y debo reconocer que me encanta. Tengo que apuntar, que no he parado de moverme en ningún momento. Recuerdo mi primer contrato en Palma de Mallorca seguido de otros como Torrevieja, Elche, Oxford y ahora Madrid. El estancamiento no es lo mÍo. Necesito sentir que tengo que aprender, superarme y compartirlo con las personas que tengo alrededor. Sumar es lo mío aunque parezca una frase hecha.

La cuestión que realmente me preocupa es cuando miro a mi alrededor y observas a tus propios compañeros cansados, quemados y metidos en una rutina diaria negativa. ¿Quiénes son los responsables de que las personas pierdan la ilusión por lo que un día les motivó a ser enfermeras? Me pregunto si es posible recuperar esa chispa que mueve montañas… esa ilusión que podría cambiar tantas cosas…

¿Perdemos la ilusión?

Podríamos pensar que tenemos el enemigo en casa y no estaríamos mal encaminados. La realidad se viste de envidias, egos y poco compañerismo. Donde algunos ven evolución en su carrera profesional, otros ven conveniencia para seguir escalando en una montaña que parece no tener fin. Es cuestión de tener perspectiva, supongo. Sólo los conformistas hacen ese tipo de comentarios y es ahí cuando entramos en ese circulo vicioso muy poco recomendable. Un circulo donde no solo se pierde la ilusión, sino que puedes contagiarlo al resto de tus compañeros como si de un virus se tratara ¡Cuidado!

 

¿Cómo podemos evitar ser conformistas?

Sin duda, tenemos que movernos por proyectos que nos gusten y nos interesen. La sanidad tiene infinitas posibilidades de desarrollo personal. Es por ese motivo, que debemos buscar la que nos guste y nos llame la atención. En definitiva que nos motive. Rodéate de personas que les guste los mismo intereses y verás las nuevas oportunidades y proyectos que podrás realizar. Es muy fácil caer en los tópicos de “esto es lo que hay”, “esto se ha hecho toda la vida así” … Si pensamos de esa manera, nos encontraremos con las mismas respuestas que ya conocemos y que limitan nuestras acciones y restringen nuestras ilusiones. ¡no debemos subir a ese tren! y eso, es responsabilidad nuestra. ¿Quieres acabar siendo un conformista?

light-bulb-1246043_1920

No toda la responsabilidad es de la propia persona. El sistema está infectado por el virus del conformismo. Un virus que puede ser letal. El liderazgo y la gestión sanitaria deben enfrentarse con firmeza, seguridad, tranquilidad, transparencia y empatía. Nuestros compañeros líderes, tienen la responsabilidad de motivar al personal sanitario. ¿Están siendo las estrategias efectivas? ¿Recompensas económicas por cosas que se deben hacer es lo más efectivo? ¿Por qué no se potencian otros tipo de incentivos? ¿Valoramos los recursos humanos que tenemos dentro de nuestro sistema sanitario?

Si yo afirmara que dentro de la sanidad española, los profesionales de la salud, esperan que quienes realicen los mejores trabajos, sean quienes perciban los mejores salarios y obtengan mayores y más rápidas promociones. ¿realidad o ficción?

Al no disponer de la poción mágica suficiente, nos encontramos con personas que teniendo plaza fija, trabaja mucho menos que otros compañeros. ¿Soluciones? ¿Cómo lo abordamos? Esta situación no sólo afecta a la calidad de nuestros cuidados, sino a la imágen social que pueda proyectar como colectivo dentro de la sanidad. No obstante, las recompensas dentro del sistema están bien, ya que cumpliendo objetivos se puede llegar a conseguir una recompensa económica (y tenemos que ser realistas en ese aspecto, el dinero es el dinero) pero no es signo de motivación interna.

captura-de-pantalla-2017-01-07-a-las-2-21-24

Desarrollar otras estrategias que generen movimiento en positivo e ilusionen a los profesionales de la salud nos brindarían de grandes beneficios. Potenciar proyectos e ideas, dejando a las personas evolucionar, aprender y equivocarse, sería mucho más beneficioso para el sistema sanitario. Nosotros ya sabemos cuáles son nuestros deberes dentro de nuestro turno de trabajo, conocemos los límites, ¿pero podemos salirnos fuera de ellos? ¿Tenemos margen? Ahí es dónde se debería potenciar el liderazgo en sanidad. Avanzar en proyectos que el propio personal elija y salga de su propia mente, por lo que nos aseguramos esa motivación por mejorar y cambiar las cosas. Estoy seguro que en la mayoría, se ofrecería una mejora en la calidad de la atención prestada a los pacientes recargando esa motivación que teníamos guardada en nuestro interior. Y lo más importante, lo transmitiríamos a nuestros compañeros. 

¿Qué piensas al respecto? ¿Cuál es tú opinión?

Sin duda, yo no pertenezco al grupo de profesionales que trabajan en gestión sanitaria y por tanto, este post es una opinión personal que seguro tendrá muchos aspectos que debatir. Por ese motivo estamos aquí, debatir, compartir, aprender…

Utiliza #motivaensalud para compartir opiniones.

Share

16 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. Oscar

    Bunos días Pedro,
    Primero, felicitarte por la entrada. Creo que la motivación es vital para poder ejercer tu profesión correctamente, a la vez que sirve para sentirse autorrealizado. Muchos profesionales (de salud y de otros campos), sin embargo, carecen de ella o la están buscando.
    Si creo que todos tenemos fuentes de motivación y que existen. Solo hace falta buscarlas. Aunque en ciertos lugares sea dificil por el entorno conformista que dices. No obstante, las ideas acaban floreciendo por mucho que algunos intenten por todos los medios que no lo hagan. Lo importante es rodearse de gente con ilusión y despertarla en aquellos que la tienen dormida.
    ¡Un saludo!

    1. soriano_p

      Buenas Oscar.

      Gracias por tu comentario. Sin duda, hay que rodearse de personas que te ayuden a estar motivado y lleno de ilusión.

      Un abrazo

  2. Ivan Herrera

    buenos días

    acabó de leerlo y, Pedro, me gusta la idea con que hiciste el post.
    hecho de menos algunas cosas, como por ejemplo que la motivación puede ser generada por factores extrínsecos o intrínsecos a la perdona.
    El ambiente es un poderoso elemento motivacional.
    Por otro lado aludes a la felicidad como elemento catalizador de la motivación y ahí, permíteme que no coincida.
    Para motivarte necesitas un elemento poderoso algo que genere necesidad de cambio… por ejemplo un reto… la ambición, la supervivencia, el sexo, etc.
    Eso motiva, incita a desarrollar acciones que no necesariamente te haga ser feliz.

    Por otro lado, no creo que sea responsabilidad exclusiva de los líderes motivar… de hecho ahí, permiteme disentir de esa concepción actual sobre el líder o liderazgo “cool”.
    creo que un buen líder no tiene sólo que saber motivar al individuo, sino crear el ambiente y la estructura necesaria para que la gente se desarrolle, tanto como profesional como persona.
    Luego otro paso de un líder será ubicar a cada persona en el sitio correcto de ese ambiente propicio para la creatividad, compañerismo, trabajo en equipo, investigación…
    etc.
    pero no echemos la culpa de que no estamos motivados a un agente externo… aceptemos nuestra propia responsabilidad en nuestra falta de “motivación”…
    Sólo entonces estaremos preparados para evolucionar, y buscar esos lugares en los que podamos aportar (según lo que nos motive), e incluso ayudar a líder que, con iluminación, ha comenzado a desarrollar esos lugares adecuados para el trabajo. Convirtiéndonos en los lideres informales que apuntalen esa iniciativa y la hagan sobrevivir.

    Un abrazo

    1. soriano_p

      Hola Ivan,

      Muchas gracias por tu visión (siempre desde el otro lado) es genial.
      Por supuesto que la responsabilidad no recae en nuestros líderes. Sigo pensando que de alguna manera la motivación es generador de felicidad (por lo menos de un tipo de ella, no de toda la felicidad) pero bueno, en las opiniones dispares está la gracia!

      Un abrazo fuerteeeeeee

  3. Raquel Franco

    Felicidades querido Pedro por tu entrada.
    En mi opinión no podemos hablar de motivación o desmotivacion de un sistema sanitario sin antes evaluar la de las personas que lo integran. Es más, soy del parecer de empezar por un@ mism@ como para adentrarnos a la comunidad de la que formamos parte, porque querido colega, mi experiencia a lo largo de la vida me dice que en temas como éste, se empieza a caminar trascendiendo las propias resistencias personales. Este aprendizaje personal se lleva al plano profesional con mayor facilidad y acaba convirtiéndose en una sabiduría que ilumina a otras personas a trascender sus propias resistencias. Como ese virus del que hablas… pero contagiando ilusión!.
    En otras palabras, reflexionar sobre motivación es adoptar el compromiso y la responsabilidad de elegir sentir alegría, ilusión, optimismo y amor a pesar de las circunstancias por dolorosas que sean, también en contextos hospitalarios.
    Un abrazo a tod@s!

    1. soriano_p

      Raquel, ojalá se contagie ese virus everywhere!

      Un abrazo y gracias por tu participación.

  4. Javi Perti

    Coincido contigo en que la motivación es la fuerza que nos mueve. No obstante, personalmente, opino que la motivación se debe a muchas razones: supervivencia, por ejemplo. A veces nos motivamos a salir a currar fuera porque nos motiva trabajar como enfermeros, pero no queda otro remedio que hacerlo fuera. Pero cuando la motivación se debe a ILUSIÓN, ésta se convierte en lo que dices: magia, mariposas, fe… Es una emoción muy positiva que crece exponencialmente a medida que cumplimos los proyectos que nos motivan. Es precisamente esa MAGIA la que hay que explotar en nuestro ambiente laboral.

    Existen muchos compañeros que ya están quemados, Pedro, pero también es cierto que muchas veces ese “virus” del que hablas también se puede trabajar a la inversa: NOSOTROS PODEMOS MOTIVAR CON NUESTRA ILUSIÓN. Muchos compañeros no tienen la fuerza y coraje necesarios para emprender algo… Pero si otra persona ilusionada les empuja o mueve, nos damos cuenta de que sólo les faltaba arrancar. Quizá esa gente perdió la motivación precisamente porque les jodieron los sueños mil veces. Me encanta cuando dices lo de “sumar”, porque si nos joden (a veces hablo mal, lo sé, pero me encanta), nuestros camaradas estarán ahí para darnos la mano y seguir el camino.

    Me encantó el artículo del FanZine de Enfermería donde se hablaba del OmbigOUT. Sencillamente genial. No paramos de quejarnos sin hacer nada al respecto. Yo el primero en muchas ocasiones. Por muchos motivos: el miedo está entre ellos. He estado en un montón de centros donde si tus quejas, por muy constructivas que sean, llegan a oídos de arriba, te puede caer, y gorda.

    En mi hospital, por ejemplo, al que yo llamo “de Pin y Pon” (porque es muy pequeño), los altos cargos sólo bajan a las zonas asistenciales cuando un político o la televisión nos visita. No lo reflejo a modo de crítica destructiva, sino de ejemplo de cómo (me atrevo a decir que) la mayoría de gestores (no tanto cargos intermedios, aunque también hay supervisiones a las que habría que tirar de las orejas por ser más mecánicos que una tuerca) no trabaja para más allá de algo que dé dinero a corto plazo o una visibilidad hacia los medios. Sinceramente, la mayoría no creo que trabaje para que el “personal se motive”, a pesar de que creo que deben ser los primeros que deben luchar porque el engranaje del trabajo fluya genial. Un buen líder se caracteriza por escuchar, por empatizar y por negociar con el trabajador. Por eso me encanta ver a directores, gestores y supervisores en Twitter dándolo todo para que todo funcione para ellos, para el trabajador y para el paciente (¡sobre todo para el paciente!). Todos juntos. Sumando.

    Opino que el liderazgo y la gestión sanitaria NO DEBEN ENFRENTARSE. El liderazgo bien definido debe INTEGRARSE en la gestión sanitaria.
    La mejor recompensa no es la económica, sino facilitarte los recursos que necesitas para alcanzar aquello que necesitas, y como tú dices POTENCIAR, POTENCIAR Y POTENCIAR. Es una pena no alimentar grandes proyectos que jamás verán la luz por tener un mal entorno influyente.
    Pero es precisamente por eso, Pedro, que todos estos muros y hándicaps que se nos presentan nos deben suponer retos que superar. Le decía a una compañera hace poco que precisamente gracias a nuestras DEBILIDADES y nuestras VALLAS somos capaces de superarnos y mejorar. Ellas nos marcan las metas. Y motivar a nuestros líderes para que alimenten la motivación de sus trabajadores es una gran meta.

    Entre los principales factores para desmotivarnos está la crítica externa, la falta de apoyo y la falta de recursos (a veces de tiempo). Pero sobre todo nuestra ZONA DE CONFORT TAN GRANDE COMO EL BURJ KHALIFA.
    El principal responsable de manejar lo que hacemos somos NOSOTROS MISMOS. Eso sí: influenciados por otros muchos factores, como decía Iván, extrínsecos e intrínsecos. Nosotros podemos motivar a otros, pero también somos los responsables de avivar nuestra propia llama cuando alguien o algo ha encendido la “chispa”.

    1. soriano_p

      ¡Explotemos la magia Javi!

      Qué bonita frase “NOSOTROS PODEMOS MOTIVAR CON NUESTRA ILUSIÓN” Me vas a permitir que la explote un poco más jejeje

      Me ha encantado tu reflexión, es sincera y me recuerda a cómo tu hablas ¡Grande!

      Sigamos sumando no?

      Abrazote

  5. Karen Joustra

    Debemos mantener la llama de nuestra lampara encendida

    1. soriano_p

      No lo dudes! 🙂

  6. Alberto

    Motivación, es la fuerza que impulsa a las personas a mantenerse en movimiento.
    Dentro de una organización sanitaria todos somos responsables en general y en particular los gestores… y mas en particular aún, los mandos intermedios.
    Motivación y necesidad, van de la mano.. no hay nada mas motivante que el poder satisfacer nuestras necesidades personales y laborales.
    Esto se vonsigue fuera de nuestro trabajo y también dentro. Hasta que tofos de forma vertical y horizontal no entendamos esto… la motivación durará lo justo. Y no lo digo de forma pesimista o negativa. Es fácil motivar a las personas, tan fácil como dejarles desarrollar sus necesidades, su creatividad, en este caso en el ámbito del cuidado.

    1. soriano_p

      Es como la pieza clave para dar el salto y SUMAR!

      Gracias por tu aportación Alberto.

      Un saludo.

  7. Ana Cordobés Léon

    Hola Pedro. Como bien sabes soy paciente, pero la motivación del profesional sanitario me influye directamente.
    Los pacientes necesitamos sanitarios que hagan su trabajo con ilusión y cariño porque es lo que nos transmiten, las emociones se contagian. Creo que todo paciente siente perfectamente el estado anímico y las ganas que tiene el profesional que le está atendiendo, y cuando sale de la consulta se lleva una parte de ese sentimiento contigo.
    Lo mismo pasa en el 1.0, agradecemos que profesionales como tú nos motiven día a día y nos deis voz y visibilidad. Gracias a vuestra ilusión y buen hacer nosotros aprendemos y nos sentimos más participativos y que formamos parte del sistema.
    Comprendo que la situación actual no beneficia en este sentido, pero hay que sacar la fuerza y la templanza del alma para seguir manteniendo esa llama viva.
    Felicidades por este maravilloso post y por todo el trabajo que haces.

    Un abrazo!

    1. soriano_p

      Ana, voy a ponerme rojo de verdad yaaa!!!!!

      Esa visión que dices, es tan importante, tan real. ¿Como me gustaría que me trataran a mi? pues así es mi pensamiento. Intento siempre hacer las cosas como si fueran para mi o alguien de mi familia. Es el ingrediente mágico.

      Gracias por tanto.

  8. @richardcanabate

    ¿La motivación es responsabilidad del trabajador o la organización debe aplicar técnicas para fomentarla?

    Quizá si la motivación se viera remunerada o fuera recompensada de forma tangible a muchos les entraría las ganas de tener iniciativa y aportar ideas de valor al día a día de su actividad profesional. Pero la realidad es que casi siempre acaba en la propia satisfacción personal.

    Las organizaciones sanitarias son, en un amplio número de casos, entes jerarquizados en los que resulta complicado salirse del guión establecido. Pero el hecho de que algo no esté prohibido no significa que no se pueda llevar a cabo. El problema es que la burocracia mata.

    En cambio, a veces se introducen cambios para dar un aire moderno y ‘cool’ a las empresas perdiendo de vista la razón de ser principal, que no deja de ser otra que satisfacer al cliente o usuario.

    Acciones tan simples como el reconocimiento de la carrera profesional pueden hacer que la plantilla se mueva, que haga cursos y despierte el interés por aprender y hacer más, además de la mera actividad cotidiana.

  9. Patricia Ruiz

    Buenas tardes Pedro!
    Me parece muy interesante que saques el tema de la motivación en enfermería ya que creo que somos un colectivo que tratamos con personas y es inevitable establecer relaciones tanto personales como profesionales que nos despierten sensaciones y sentimiento. La motivación es uno más de esos sentimientos que nos empujan adelante y nos dan la fuerza para seguir, y en el trato con pacientes es de vital importancia que estemos bien con nosotros mismos en todas las esferas para ofrecer los mejores cuidados como comenta Ana Cordobés. Diversos estudios apuntan a las habilidades de regulación emocional a nivel personal como uno de los pilares para mantener la motivación para emprender y la ilusión para afrontar una nueva jornada de trabajo. Si nos tomamos las demandas como retos conseguiremos fomentar la implicación y la satisfacción, en cambio si tomamos la demanda como un obstáculo sólo propiciamos el agotamiento. Por otro lado está demostrado que las personas que dedican más tiempo y fuerza en el trabajo emocional experimentan un marcado incremento en la vitalidad y los niveles de energía física (y no de sentimientos positivos como se esperaba).
    Por otro lado me gustaría destacar el síndrome del burnout en profesionales sanitarios, le doy tanta importancia ya que viene totalmente relacionado con lo anterior, pues las principales causas son la desmotivación y el estrés. Las investigaciones más recientes refieren que en este punto es necesaria la prevención primaria por parte de organizaciones y gestores sanitarios para reducir la prevalencia del síndrome.
    Así pues, por todo lo dispuesto, creo que todos tenemos que participar en que el clima y la realidad laboral nos sea lo más cómoda y agradable posible. Nosotros mismos como individuos tenemos la responsabilidad de fomentar el diálogo y expresar nuestras ideas y objetivos con los que nos rodean. Por otro lado también es necesaria la cooperación de los gestores y líderes para fomentar el respeto en las jerarquías y escuchar las críticas e inquietudes de los trabajadores. Sólo sumando de esta forma se podrá llegar al equilibrio.
    Os animo a todos a seguir construyendo en esta linea, un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>