«

»

Ene 03

¿Cómo describes el exudado de una herida?

Describir el exudado de una herida o úlcera por presión sigue siendo un desafíos para el personal de enfermería y el propio sistema sanitario. Los enfermeros debemos de ser competentes en el manejo de este tipo de situaciones. Elegir un tratamiento eficaz y rentable es primordial para manejar tanto el impacto económico como las repercusiones en el paciente y su salud.

Tener las competencias necesarias para el manejo de los pacientes con niveles problemáticos de exudado requiere un buen conocimiento tanto en identificar como abordar las causas del exudado excesivo. Por ello, es importante adquirir habilidades clínicas incluyendo el apoyo a la evaluación integral del paciente y el registro en la historia clínica.

El personal de enfermería es el encargado de valorar y elegir el tratamiento idóneo según las necesidades que requiera el paciente. No podemos olvidar que el exudado puede ser muy molesto para el paciente, causar daño a los tejidos y reducir la calidad de vida.

El manejo adecuado del exudado puede reducir el tiempo de curación de una herida, la frecuencia con la que se cambia un apósito y el tiempo que emplea los profesionales de enfermería.

Paso 1 ¿Qué es el Exudado?
Paso 2 ¿Por qué algunas heridas producen excesivo exudado?
Paso 3  Problemas asociados a un elevado nivel de exudado.

1
Valoración de una herida

1.    Factores que puedan afectar a la producción de exudado.
a.  Factores locales.
b.  Factores sistémicos.
c.  Factores prácticos

2.    Color del Exudado
3.    La viscosidad del Exudado
4.    Olor

2

Producción de exudado ¿Cómo documentarlo?

El manejo del exudado es una de las tareas que me traían un dolor de cabeza. Muchas veces en las historias de los pacientes te encuentras cosas como “elevado exudado en la herida”, las típicas flechas hacia arriba indicando la supuesta cantidad de exudado que presenta una herida o los famosos “+++”. Está totalmente contraindicado seguir ese tipo de pautas ya que no presenta ninguna evidencia y es una información subjetiva que no ayuda al resto de profesionales.

EXUDADO

                                                                          Esto NO es evidencia cientifica

Debemos fijarnos en el lecho de la herida:

  • Seco:
    • La humedad no está visible, por lo tanto no es un entorno idóneo para la herida.
    • Considerar la posibilidad de que sea una herida isquémica.
  • Húmedo:
    • Entorno idóneo para que la herida complete el proceso de curación.
    • El apósito puede estar ligeramente marcado.
    • El lecho de la herida podría aparecer brillante.
    • La piel alrededor de la herida puede estar intacta e hidratada.
  • Mojado:
    • El apósito está marcado excesivamente.
    • Áreas con posible maceración alrededor de la herida.
    • Considerar un protector para los bordes de la ulcera/herida.
    • Seleccionar el apósito adecuado para manejar el exudado.
  • Saturado:
    • El líquido del exudado es visible. El apósito está saturado/impregnado.
    • Contabilizar la frecuencia de cambio de apósitos.
    • Riesgo de maceración en los bordes de la herida.
  • Fugas:
    • El líquido del exudado es visible.
    • El apósito está saturado y con fugas del apósito primario y secundario.
    • Alto riesgo de maceración en los bordes de la herida.
    • Utilizar apósitos súper absorbentes.

3

 

Color del exudado

  • Claro/amarillo claro:
    • Normal, puede ser asociado con una infección de Staphylococcus aureus.
  • Blanquecino/Turbio:
    • Es una respuesta inflamatoria del proceso normal de la herida. Puede contener células blancas y bacterias.
  • Rojo/rosado:
    • Presencia de células rojas. Puede indicar un daño capilar en el lecho de la herida cuando se cambian los apósitos.
  • Verde/amarillo:
    • Generalmente indica una infección bacteriana “Pseudomonas aeroginosa”. Frecuente en las úlceras por presión.
  • Amarillo/marrón:
    • Asociado a una infección en el lecho de la herida pero también puede formar parte de restos de tejido necrótico.

4

Valoración del olor en la herida

  • Fuerte: el olor es evidente al entrar en la habitación sin quitar los apósitos.
  • Moderado: el olor aparece cuando quitas el apósito del lecho de la herida.
  • Leve: el olor es evidente cerca del paciente cuando cambia el apósito.
  • No olor.
    5
    Valoración de la viscosidad
    Sólo existen dos posibilidades al respecto:

    • Elevada viscosidad: pegajoso o espeso; relacionado con una elevada cantidad de proteínas e infección.
    • Baja viscosidad: acuoso; se asocia a problemas de malnutrición o cardiacos entre otros.

    Una evaluación adecuada y la documentación precisa de las heridas aseguraran que el personal de enfermería que esté implicado en el paciente siga un tratamiento más adecuado para manejar la herida, mejorar los resultados de los pacientes y reducir el gasto sanitario.

     

Una pequeña idea es imprimirte las tablas reducidas y con una anilla te las puedes poner juntas y llevarlas encima todo el tiempo. Espero que os guste la entrada y por lo menos saber que hay mucho por hacer con la documentacion de las heridas y como manegarlas de una manera efectiva.

Sigue la “Lista en Twitter” para enterarte de todo lo relacionado con las heridas y UPP.

Bibliografía

 

Share

1 ping

  1. ¿Qué ha pasado esta semana? | Docencia C. S. El Greco

    […] Y nos despedimos con la última entrada en sdesalud, con un minucioso resumen sobre cómo describir el exudado de una herida. De interés especial para el personal de enfermería, también lo es para el resto de […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>